domingo, 10 de febrero de 2008

LA FÉRULA

Parece que poco a poco todo va volviendo a su ser. Estos días con escayola, se me han hecho largos, no poder escribir me dolía más que la propia herida, y es que escribir es algo que me libera, creo que es algo que he hecho como terapia desde que era niña; desde que recuerdo, siempre tenía un cuaderno donde me gustaba escribir. Pero no a modo de diario, que yo lei ya muy mayorcita El Diario de Anna Frank. Si no más bien, a modo de memoria, para no olvidar las cosas que me gustan y las que no.
Así, como os digo, estos días de escayola me han hecho pensar en lugar de escribir, y he pensado pero despacio, con la tranquilidad que dan los sedantes, supongo...
Ahora, me han puesto una férula de fibra de vidrio, parezco un poco "Robocop", pero es menos molesta que la escayola, y para que la veais he hecho una foto. Quince días con la férula, ha dicho el traumatólogo y ya veremos si con esto, me ahorro la dichosa visita al quirófano. Espero que si, asique me portaré bien y haré caso a los médicos.... Reposo, reposo, reposo...
Os mando un saludo. Besos Karmen.
pd: contadme cositas... me aburro tanto!!

2 comentarios:

ANONIMO dijo...

Ay pobrecita!! eso tiene que doler muchooo!

muchos besos para mi profe favorita!!

A ver si adivinas quien soy?

La Profe dijo...

Jooooo!! Nunca se me ha dado bien jugar a las adivinanzas, dime quien eres?

Besos La Profe!!